Copy Of Por Que Volver

El Nuevo Music Business

A partir del año  2016 el negocio del “stream” se empezó a perfilar como un negocio con proyecciones muy favorables a tener ganancias y ya para este año se convirtió en un negocio rentable. Después de años reinados por la piratería por fin las empresas dedicadas a la música y los artistas independientes pueden empezar a tener rédito de sus canciones y eso es algo muy bueno, genera una motivación para invertir más en contenidos musicales y así empezar construir la nueva era de la industria musical. Para esto es necesario entender que todo es un proceso lento y estamos en un nuevo comienzo, es importante cambiar el chip y empoderarse en las nuevas tendencias, estudiarlas y ver como sacarles el mayor provecho posible. La era del “Stream” nos permite tener las canciones que queramos cuando queramos, nos da accesos a un catálogo de estilos de música y una visión del presente de esta industria, entonces al tener tanta información y analíticas a nuestra disposición podemos identificar donde esta el público target, como reacciona a la música, como  y donde la consume y así empezar a construir una comunidad fiel y estable para el músico.

Hoy por hoy vivimos en una época donde el urbano está liderando todos los ámbitos de la industria musical, pero en un futuro no muy lejano y con el crecimiento de la generación actual, los distintos géneros se irán igualando en el consumo digital, esto por que hay diferente públicos que consumen música y están buscando variedad, no por nada Spotify está bordeando los 100 millones de usuarios pagos generando que la industria vuelva a ser floreciente y tanto las compañías como los músicos independientes vuelven a tener dinero para apostar en contenidos digitales, ya que tienen la oportunidad de monetizarlo rápidamente. Obviamente hay que saber trabajar el negocio digital,  estudiar que estrategias funcionan, como utilizar el marketing y entender que cada público es diferente, incluso los de audiostreaming que usan Spotify en el celular frente a los de videostreaming que utilizan YouTube desde sus computadoras. La clave es entender como trabajarlos en paralelo y aprovechar el valor que aportan cada uno.

Es cierto que esta era ha abierto más puertas a los músicos independientes y tienen más espacios donde mostrar su música, generando una especie de democracia musical digital donde todos tienen oportunidades de posicionarse, pero hay cosas que nunca cambian. Las compañías multinacionales han vuelto a ser muy importantes ya que en el negocio digital, como hace años atrás, el catálogo aporta mucho en cuestiones de volumen generando una diferencia de escala que pone a las “majors” nuevamente en una posición mas alta frente a las compañías independientes, esto genera una competencia entre el trabajo y equipo humano de una disquera grande contra la autogestión o sellos pequeños, aunque distribuidoras digitales como Altafonte o OneRpm pueden apoyar bastante a los músicos independientes resolviendo muchas cuestiones administrativas y hasta de marketing, las disqueras grandes tienen un diferencial importante, pueden ofrecer mucho apoyo local e internacional y generar alianzas comerciales con otros agentes importantes de la industria como agencias de Booking y Management por ejemplo. Entonces, la democratización de la era digital es relativa ya que la pelea sigue siendo David contra Goliat, igual que en la era análoga, como decía, hay cosas que nunca cambian, pero lo bueno es que ahora la música independiente cuenta con más aliados que antes y esto permite que pueda pelear con más herramientas y con más oportunidades de ganar un espacio en la industria.

Las alianzas  son un ítem que hace que la relevancia de las multinacionales en el mercado crezca cada vez más, es el llamado trabajo 360 hace atractivo trabajar a un artistas o bandas, pero el mercado independiente también genera muchas ventajas, ya que al ser dueños de sus propios contenidos con una buena estrategia de P.R se pueden buscar muy buenas alianzas comerciales y utilizar la creatividad como la herramienta principal para sacarle provecho a estos, utilizarlos en diferentes plataformas para poder monetizarlos de manera efectiva. Es más, en esta “nueva” industria musical es el contenido digital el que va  atener un papel muy relevante a la hora de generar dinero y no me sorprendería que las plataformas digitales de  pongan sus ojos en la compra de catálogos musicales o de una multinacional entera para poder tener contenidos propios, creo que ahí está la clave. Es algo que ya esta pasando en otras industrias como la del video, donde se ve que las multiplataforma más importantes se están fusionando o comprándose entre si para tener la mayor cantidad de contenidos. Disney lidera esto con la compra de Fox, Lucas film y Marvel, todo para poder alimentar su propia plataforma de Streaming y destronar a Netflix, entonces no veo por que en esta nueva década que empieza en unos meses más se empiecen a ver movidas parecidas con las plataformas musicales. Lo bueno es que el consumo de música crecerá y la industria va a seguir encontrando maneras de seguir siendo relevante y  rentable y así no volver a caer frente un fenómeno como la piratería que finalmente forma pasado del pasado de esta industria que tanto nos gusta.

Rodrigo Alvestegui.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *